News

News Article

Resultados primera ronda de las elecciones en Costa Rica, 2014

PUBLISHED:
06/02/2014
 |   | 

En Costa Rica, el domingo 2 de febrero ninguno de los candidatos a presidente alcanzó el porcentaje de votación que establece la legislación para llegar al poder (40%). La decisión final se conocerá en segunda ronda electoral, el próximo 6 de abril, entre los dos candidatos que obtuvieron un mayor porcentaje: el candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC) Luis Guillermo Solís con 30.95%, y el candidato oficialista Johnny Araya del Partido Liberación Nacional (PLN), con 29.59% de los votos. En las elecciones salvadoreñas, que se llevaron a cabo en la misma fecha, los candidatos tenían que alcanzar una barrera electoral aún mayor, por lo que también tendrán que definirse en una segunda ronda.

Los resultados costarricenses son sorprendentes, sobre todo porque, en las encuestas, el PAC se ubicaba entre el tercero y el cuarto lugar, no obstante los resultados preliminares publicados por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) con 89% de las mesas escrutadas, que lo posicionan en el primer puesto, y al PLN en el segundo.

Los candidatos favoritos que quedan fuera de la competencia para la Presidencia de Costa Rica son José María Villalta, del Frente Amplio (17.14%) y Otto Guevara, del Movimiento Libertario (11.19%). Estos resultados parecen confirmar la tendencia centrista de los costarricenses, al eliminarse en la primera ronda las opciones ideológicamente más extremas tanto a la izquierda como a la derecha.

Abstencionismo

El ambiente electoral de las elecciones fue muy distinto de los procesos anteriores. Los costarricenses percibieron mucha participación y movilización ciudadana; sin embargo, esto no influyó en la reducción del abstencionismo, que se mantuvo similar al de 2010 —alrededor de 31.7% según datos preliminares del TSE—. Asimismo, la mayor participación electoral se produjo en el Valle Central del país; es decir, en las zonas urbanas. El desinterés por la política electoral sigue concentrándose en las regiones rurales, sobre todo en las provincias costeras de Limón y Puntarenas.

Las zonas rurales se han constituido en un desafío para los partidos no tradicionales. Con mucha fre-cuencia, se ha catalogado al PAC como un partido vallecentralista. Durante la campaña intentaron au-mentar sus apoyos a lo largo del país; sin embargo, la solidez del partido continúa firme en el centro, en especial en San José, la capital. Algunos analistas señalan que, en la segunda ronda, el abstencionismo suele subir aún más debido a que hay menos en juego.

Configuración de la Asamblea Legislativa

La configuración de la nueva Asamblea Legislativa 2014-2018 está definida, con resultados que demues-tran altos niveles de volatilidad de los votantes. De los 57 escaños disponibles, el PLN mantiene una mayoría con 18 curules; no obstante, el caudal electoral se reduce en 6 puestos con respecto a la administración vigente que, junto con la reducción del caudal electoral para el candidato a presidente demuestra un castigo al oficialismo por parte del electorado.

La bancada del PAC obtiene 13 escaños, aumentando en 2 puestos con respecto a la actual legislación. El Frente Amplio (PA) también incrementa su caudal, pasando de 1 a 9 escaños, mismo resultado que obtiene el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), que aumenta en 3 escaños. Mientras que el partido cristiano Renovación Costarricense (RC) pasa de 1 a 2 escaños en el Congreso. Si se comparan estos datos con los resultados de las elecciones presidenciales se evidencia el quiebre del voto entre los dos poderes.

Otros partidos castigados por los votantes, mediante los resultados para el Congreso, son el Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE), que pierde 3 escaños y pasa de tener 4 a 1; lo mismo sucede con el ML, que pierde 6 escaños con respecto al periodo saliente y queda con sólo 3 para la legislatura entrante. El partido Restauración Nacional (RN) se mantiene con un legislador. Finalmente, como novedad, el partido Alianza Demócrata Cristiana (ADC), que sólo se inscribió en la provincia de Cartago, y que de nuevo posiciona como diputado a Mario Redondo.

El fraccionamiento de la Asamblea Legislativa con respecto al número de partidos importantes sugiere una Asamblea que se mantiene pluralista con un número efectivo de partidos (NEP) de alrededor de 4,8, refiriéndose a los 4 partidos en los que quedan divididos 49 de los 57 escaños disponibles, mientras que el resto de la fuerza electoral queda fragmentado en 6 partidos con menos de 3 escaños cada uno (5 partidos minoritarios).

Con este grado de fragmentación se hace necesario formar alianzas para alcanzar una mayoría simple en el Congreso y, para lograrlo, la ideología se vuelve un punto de inflexión, sobre todo después de una campaña que se caracterizó por una gran cantidad de ataques.

Por la Programa Regional para América Latina y el Caribe, con el apoyo de María José Cascante (Máster en Estudios Latinoamericanos)