News

News Article

Promoviendo el diálogo entre jóvenes en la era COVID-19 y los retos de la democracia
La Paz, Bolivia

Image credit: International IDEA

Crédito de la imagen: IDEA Internacional

En el marco de la campaña #Protagonistas: Paridad-Poder-Juventudes, iniciativa de IDEA Internacional y la Coordinadora de la Mujer, con el apoyo de la Embajada de Suecia, se llevaron a cabo cinco encuentros virtuales en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Tarija y el Beni.

This article is available in English.

 

En los cinco encuentros participaron 245 jóvenes, quienes, junto al equipo de IDEA Internacional, generaron espacios de reflexión y análisis desde sus vivencias, enriquecidos por visiones diversas y representativas de la sociedad de cada Departamento, convocados/as desde sus activismos en los ámbitos de la cultura, la economía y la política. Para este fin se les distribuyó previamente un documento que contiene información actual, precisa y analítica sobre el impacto del COVID-19 en la democracia.

Gustavo Bonifaz, consultor de IDEA Internacional y autor del documento, compartió su análisis sobre los potenciales riesgos y oportunidades para la democracia en el contexto que actualmente vive Bolivia. Dicho país está a las puertas de un proceso electoral que se espera finalmente ponga “paños fríos” a la crisis política que se desató en noviembre de 2019.

“La pandemia del coronavirus se ha constituido probablemente en la crisis global de mayor alcance y profundidad desde la segunda guerra mundial. Sus efectos podrían transformar irreversiblemente la economía, la sociedad, la cultura y la política a escala global”, advirtió el experto. “La crisis económica golpeará con mayor dureza a la economía de las sociedades de menores ingresos, debido a que dependen en gran parte de la exportación de recursos naturales, además de que, en muchos casos como el boliviano, grandes segmentos de sus economías se desenvuelven en el sector informal”, afirmó.

Esta crisis sanitaria impacta directamente no solo en el ámbito económico, sino a la democracia, en distintos niveles. Según Bonifaz: “La suspensión de eventos electorales, las limitaciones de los derechos a la movilización, la asociación, la asamblea, la libertad de prensa, la información y protección de datos; el fortalecimiento de la discrecionalidad del poder ejecutivo y la prominencia del rol de las fuerzas del orden y las nuevas tecnologías de la comunicación y la información para hacer cumplir el aislamiento social; la ventana de oportunidad que se abre a la corrupción; los límites para que la sociedad civil y en muchos casos el gobierno local puedan contribuir a solucionar la crisis”.

Desde marzo de 2020, cuando Bolivia reportó los primeros casos de coronavirus, el Gobierno ha dispuesto un conjunto de medidas que van desde el aislamiento social obligatorio en casa por prevención hasta la dotación de bonos a la población para mitigar de alguna manera los impactos multidimensionales de la crisis sobre la vida de las y los bolivianos.

Sin embargo, dice Bonifaz: “Toda crisis abre ventanas de oportunidad y la democracia puede ayudar a afrontar este tipo de crisis, ya que una de sus fortalezas es que, en el mediano y largo plazo, es un sistema más flexible y resiliente”.

En este marco los/as jóvenes compartieron sus temores, esperanzas y visiones sobre cómo vive el mundo, la región y nuestro país los efectos de la pandemia, lo que constituye un importante insumo para la orientación de las políticas públicas y las futuras líneas de acción de actores sociales, políticos y tomadores de decisiones.

Entre los temas más relevantes expresados en los diferentes encuentros virtuales se encuentran: la importancia de los avances tecnológicos para hacerle frente a la crisis sanitaria que vive el mundo; la necesidad de definir políticas económicas adecuadas al contexto de la pandemia; la importancia del control social desde los/as jóvenes; la necesidad de visibilizar y valorar la contribución de las juventudes desde la autogestión local; la baja calidad de la educación; la creciente corrupción; la evidente falta de oportunidades para jóvenes emprendedores/as y la necesidad de fortalecer liderazgos. Por otra parte se refirieron a la necesidad de fortalecer la institucionalidad democrática en el ámbito del Estado de manera de poder resistir una crisis del sistema económico global.

Como parte de las propuestas, los/as jóvenes creen que es fundamental crear comunidades virtuales para hacer escuchar sus voces y tener una participación más activa en política. Desean incorporar sus visiones y paradigmas en respuesta a la vulneración de derechos, sobre todo el derecho a la libertad de expresión y con énfasis en el derecho a acceder a información veraz y responsable.

Para los/as jóvenes es central preservar la democracia y todas las libertades civiles, las mismas que no deben conculcarse bajo la situación de pandemia. No se deben olvidar, manifestaron los/as jóvenes, a sectores de la sociedad como los/as privados/as de libertad, siendo Bolivia un país con altos índices de retardación de justicia pues el 70 por ciento de la población carcelaria no tiene sentencia.

Por otra parte, para las juventudes bolivianas es muy preocupante que sectores de la población históricamente desatendidos, como las mujeres, los niños, niñas y adolescentes, están viviendo situaciones de violencia dentro de casa.  Por otro lado, los pueblos indígenas originario campesinos están siendo olvidados por las medidas paliativas de esta crisis. Las soluciones están llegando al área urbana, pero no al área rural, y a las poblaciones en situación de vulnerabilidad.

Para los jóvenes participantes de este espacio, la crisis sanitaria global está profundizando las desigualdades sociales existentes en el país y la gestión pública debe considerar los derechos humanos por encima de cualquier circunstancia, a la hora de buscar respuestas. Lo contrario puede poner en situación de riesgo mayor a la democracia.

Cabe resaltar que, a manera de conclusión de estos cinco eventos, Alfonso Ferrufino, asesor principal de IDEA Internacional en Bolivia manifestó: “Este es un cambio de época. Esta crisis global está desencadenando una crisis integral en todo los órdenes de la vida, tanto social como política y económica. Esta es una situación de enorme riesgo, que puede costar muchísimas vidas, pero también es un tiempo de oportunidades”.

Con este mensaje de esperanza y dada la riqueza de las ideas expresadas en estos encuentros realizados en el mes de mayo, IDEA Internacional continuará trabajando en esta línea de promoción de la participación y construcción de propuestas, teniendo como protagonistas a las juventudes.

SOBRE EL AUTOR

Programme Officer
Carolina Floru

Carolina Floru’s work focuses on the implementation of Constitutional Development programmes, Representation System, Political Parties and Electoral Processes in Bolivia.