News

News Article

Elecciones y COVID-19: lecciones de América Latina

Elecciones y COVID-19: lecciones de América Latina

Crédito de la imagen: Wikimedia Commons

La expansión de la pandemia del SARS-CoV-2 (COVID-19), así declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha traído consigo cambios importantes a nuestros trabajos, relaciones personales y todo tipo de actividades. Los procesos democráticos no han sido inmunes a sus efectos. Las elecciones si bien son procesos políticos que regulan el acceso al poder, son también procesos sociales, verdaderas fiestas cívicas que reúnen a cientos de ciudadanos y ciudadanas en espacios limitados.

A escala global, hasta el 11 de junio de 2020, en respuesta a la amenaza de la COVID-19 y atendiendo medidas sanitarias preventivas, al menos 66 países han decidido posponer sus procesos electorales. No obstante, 33 países optaron por mantener el calendario electoral original.

En el caso de América Latina, 12 procesos electorales han sido pospuestos y algunos esperan reprogramación, como por ejemplo las elecciones presidenciales en Bolivia, cuya fecha aún no ha sido definida y es objeto de un intenso debate político nacional.

Las 12 elecciones pospuestas en América Latina en lo que va de 2020 son:

  1. Elecciones para presidente, vicepresidente, senadores y diputados en la República Dominicana, programadas en un inicio para el 17 de mayo; postergadas para el 5 de julio, con una eventual segunda ronda el 26 de julio.
  2. Elecciones municipales en la ciudad de Río Cuarto en la provincia argentina de Córdoba, originalmente previstas para el 29 de marzo.
  3. Elecciones generales en Bolivia, originalmente programadas para el 3 de mayo; postergadas para el 6 de septiembre.
  4. Elección suplementaria para la elección de una curul senatorial por el estado de Mato Grosso, Brasil, planeada para el 26 de abril.
  5. Referendo constitucional en Chile, previsto para el 26 de abril.
  6. Elecciones para elegir 1400 Juntas de Acción Comunal en Colombia, originalmente programadas para el 26 de abril.
  7. Elecciones locales en Coahuila e Hidalgo, México, previstas inicialmente para el 7 de junio.
  8. Elecciones primarias en Paraguay, previstas para el 12 de julio.
  9. Elecciones municipales en Paraguay, originalmente programadas para el 8 de noviembre, diferidas para 2021.
  10. Elecciones locales en Chipao, Ayachucho, Perú, planeadas inicialmente para el 29 de marzo.
  11. Elecciones primarias en Puerto Rico, planeadas en principio para el 29 de marzo.
  12. Elecciones departamentales y municipales en Uruguay, previstas originalmente para el 10 de mayo.

 

América experimento electoral en el marco de la COVID-19

El continente americano, como un todo, ha servido como experimento natural de elecciones celebradas en medio de la pandemia de COVID-19 y nos muestra los esfuerzos de adaptación que autoridades electorales han hecho para cumplir con los calendarios electorales y garantizar derechos políticos esenciales. En Estados Unidos, por ejemplo, 15 estados han realizado ya elecciones primarias y varios de ellos han ampliado algunas modalidades relevantes para esta ocasión. En Kansas y Washington, las elecciones se han llevado a cabo completamente por correo. De manera similar, y a fin de ampliar el acceso a toda la ciudadanía, las autoridades de Rhode Island han decidido enviar a todos los votantes una solicitud de voto postal con timbre pagado.

Otros ejemplos de elecciones llevadas a cabo en el contexto de la pandemia son los casos de Guyana y Surinam. En este último, las elecciones parlamentarias del 25 de mayo —las primeras en recibir una misión de observación electoral en medio de la pandemia, por parte de la Organización de Estados Americanos— se realizaron con distancia social entre votantes, funcionarios y representantes partidistas y con medidas de desinfección de manos, de materiales y con mamparas que facilitaban el distanciamiento entre personas.

En la República Dominicana, para las elecciones presidenciales, vicepresidenciales, de senadores y diputados del 5 de julio, el gobierno, como medida para prevenir la diseminación del virus, prohibió a partir del 17 de marzo, la celebración de mítines y otros actos multitudinarios. Asimismo, el 26 de mayo la Junta Central Electoral aprobó el “Protocolo Sanitario para aplicar en los Recintos y Colegios Electorales en las Elecciones Extraordinarias Generales Presidenciales, Senatoriales y de Diputaciones del 5 de julio del 2020”. Las principales medidas del protocolo incluyen: a) los Recintos Electorales desinfectados; b) todos los funcionarios y delegados de partidos deberán desinfectar sus manos con el uso de alcohol dispuesto por la JCE; c) al momento de la instalación los funcionarios del colegio electoral abrirán el kit de higienización para acceder a las mascarillas, guantes, gel antibacterial y toallas húmedas antibacteriales; d) los funcionarios y delegados de partidos políticos deberán usar mascarillas y guantes durante toda la jornada; e) los electores entrarán a los recintos provistos de mascarillas y guardando una distancia de dos metros entre sí.

 

Grupo de expertos electorales COVID-19 y Elecciones

Frente a los desafíos que plantea organizar y celebrar elecciones en el contexto de la COVID-19, para los cuales aún no hay soluciones definitivas, ni prácticas de aplicación general, porque cada país tiene sus particulares marcos jurídicos, diversas capacidades institucionales y distinta cultura política, International IDEA junto con la Red Mundial de Justicia Electoral, cuya secretaría la ejerce el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación de México, constituyeron un grupo de expertos electorales latinoamericanos COVID-19 y Elecciones, que ha celebrado hasta la fecha tres sesiones virtuales para analizar opciones concretas para la celebración de elecciones en este contexto complejo, inédito y desafiante. El objetivo del grupo es profundizar la discusión y compartir buenas prácticas y recomendaciones que pueden ser de utilidad a la hora de tomar decisiones sobre las elecciones en cada uno de los países. Ambas instituciones consideran que la colaboración mutua, el intercambio de conocimientos y experiencias, y la articulación internacional, pueden ser muy beneficiosas para llevar a cabo con éxito las elecciones en la región.

 

Consideraciones para organizar elecciones en COVID-19

Derivado de estas discusiones se han identificado algunas consideraciones básicas para órganos electorales ante la difícil decisión de posponer o llevar a cabo un proceso electoral. En primer lugar está la salud pública. Cualquier decisión debe tomar en cuenta a los especialistas y asegurar tanto el derecho al sufragio, como la salud de los votantes. En segundo lugar, deben considerarse los riesgos políticos, financieros y legales de cambiar la elección. En tercer lugar, debe tomarse en cuenta el impacto en todo el ciclo electoral: posponer una elección no sólo afecta el día de la jornada electoral, sino todo el calendario asociado (Desde el registro de votantes hasta la resolución de impugnaciones por la justicia electoral). Aunado a lo anterior, deben tomarse en cuenta otros aspectos, desde el marco legal existente y las particularidades políticas, históricas y geográficas de cada país y sus diversas regiones.

Finalmente, el grupo de expertos e IDEA Internacional destacamos la importancia del consenso. La mayor consideración que debe hacerse está vinculada con la confianza en el proceso y su resultado. Cualquier cambio —de fecha o de modalidad de votación— siempre debe estar acompañado del apoyo de todas las fuerzas políticas, de gobiernos y de oposiciones, de autoridades y de ciudadanía. Sin ese apoyo político, producto del diálogo, la apertura y la transparencia, cualquier esfuerzo —sin importar lo técnicamente perfecto que sea— está condenado a fracasar.